Padrastro de Christian Ochoa: “Mi hijo suplicó de rodillas, pero igual el policía de Carabobo le disparó”

Eleazar Guerra era padrastro de Christian Humberto Ochoa Soriano (22), pero lo quería como si fuera su hijo. Todavía no sabe qué le pasó por la mente al funcionario de la Policía de Carabobo que presuntamente le disparó a quema ropa en el abdomen.

Guerra contó lo sucedido: “Mi hijo estaba arrodillado con las manos en la cabeza, le dijo que se entregaba pero que no lo fuera a matar. Eso no le importó a ese hombre porque le apoyó a escopeta en la barriga y le disparó”, resaltó El Carabobeño.

El estremecedor relato de Guerra era escuchado por varios familiares de Ochoa, con lágrimas en los ojos. La madre del joven no pudo atender a los periodistas porque estaba muy afectada. Christian Humberto Ochoa Soriano era el menor de tres hermanos.

El joven fue herido por arma de fuego el pasado lunes en la calle principal del barrio Francisco de Miranda, parroquia Miguel Peña. Murió el martes en la noche.

Ese día se produjeron actos de vandalismo en varios comercios de la avenida Las Ferias, por lo que había mucha gente en la calle a eso de las siete de la noche.

Guerra cuenta que su hijo estaba en su casa de la calle Magallanes, acompañando a un albañil que realizaba unos trabajos. Escuchó unos ruidos afuera y, como todo muchacho, salió de inmediato a ver lo que sucedía.

Iba mucha gente corriendo  de un lado a otro. Al sitió llegó un piquete de policías del estado y uno de los funcionarios se le acercó a Ochoa Soriano. Este al ver la actitud hostil que tenía, se arrodilló y se puso las manos en la cabeza. Le pidió que no le hiciera nada pero en respuesta, supuestamente recibió un disparo de perdigones a quema ropa en el abdomen. También una herida de bala en una pierna, según los familiares.

El muchacho quedó tendido en el piso y, presuntamente, tanto el policía que le disparó como otros tres compañeros, le cayeron a patadas.

Un vecino grababa todo con su teléfono, pero uno de los funcionarios policiales se dio cuenta y le quitó el equipo, para luego golpearlo en varias oportunidades, contó Guerra.

El afligido padrastro comentó que afortunadamente una casa cercana tenía equipos de filmación externos,  que dejaron registro de todo. Los videos los recogió la mañana de este miércoles una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas que sigue el caso.

Del joven aseguró que no era estudiante, pero estaba esperando una oportunidad de trabajo. En la Ciudad Hospitalaria Doctor Enrique Tejera los médicos hicieron todo lo posible para salvarle la vida, pero el disparo afectó seriamente varios órganos internos y falleció.

Comentarios: