Costa Rica pone limitaciones a préstamos bancarios

Exigiendo a los bancos requerimientos de capital adicionales, la Sugef pretende desincentivar el otorgamiento de créditos de consumo, vivienda y vehículos a plazos muy largos.

Argumentando que los plazos de más de 30 años en créditos de vivienda y más de 5 en créditos de consumo incentivan el sobreendeudamiento de los costarricenses, la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) presentó una propuesta de reforma al reglamento sobre suficiencia patrimonial de las entidades financieras, para exigir requerimientos de capital adicionales a las entidades que realicen estas operaciones de crédito.

“… La reforma planteada crea un porcentaje adicional por riesgo, sobre el patrimonio de la entidad financiera, cuando se aprueben nuevos préstamos con plazos considerados muy extendidos. En los casos del financiamiento para consumo y tarjetas de crédito, aprobados por un periodo mayor a cinco años, se deberá adicionar un 20% del monto de la operación al patrimonio de la institución. Para la cartera de préstamos de vehículos, a un plazo mayor de siete años, el aporte extra al patrimonio será del 15% y en los hipotecarios para vivienda, a más de 30 años, del 10%.”

Explica Nacion.com que “… La iniciativa de la institución supervisora causó preocupación entre banqueros, pues prevén una reducción en el acceso al crédito de las familias de clase media.”

$1.000 millones para vehículos nuevos

Un análisis del parque vehicular de Costa Rica realizado por el Área de Inteligencia Comercial de CentralAmericaData reveló que la colocación de créditos para compra de vehículos durante el periodo comprendido entre marzo de 2016 y marzo de este año, ascendió a $1.235,5 millones.

Para esto se analizaron las 344 mil transacciones de compra y venta de vehículos que se registraron durante ese periodo.
Del total de transacciones realizadas, 147 mil corresponden a vehículos que se inscriben por primera vez. Cerca del 50% de estas transacciones se realizaron con algún tipo de financiamiento de por medio, sumando un total de crédito cercano a $1.000 millones.

Las casi 200 mil transacciones restantes corresponden a ventas de vehículos que ya estaban inscritos, en las que solamente una décima parte medió financiamiento.

Aproximadamente 60 mil de los vehículos nuevos financiados corresponden a la categoría de vehículos livianos, unos 28 mil eran motocicletas y los restantes 4 mil se distribuyen entre las categorías de transporte de carga, transporte de pasajeros y en menor medida maquinaria de trabajo.

El mercado de financiamiento de vehículos se compone de créditos prendarios y Leasing. A través de créditos prendarios se financiaron unas 85 mil unidades, con un valor de financiamiento cercano a $1.000 millones, mientras que por medio de la figura de Leasing se financiaron cerca de 7 mil vehículos, con un valor cercano a $230 millones.

En la modalidad regular los principales acreedores de los créditos son los bancos, que en los últimos dos años sumaron créditos por $564 millones. Los bancos con mayor colocación de créditos fueron el Banco Nacional, Scotiabank, BAC San José y Davivienda.

El segundo grupo de acreedores con mayor colocación de créditos para vehículos fueron las financieras, que en este período concentraron cerca de $436 millones en este tipo de créditos. La financiera que concentró la mayor cantidad de esos créditos fue Credi Q, seguidos de CAFSA, CARROFACIL, MB créditos, Instacredit y Veinsa. Los restantes 6.8 millones de créditos para vehículos fueron asignados por cooperativas, entre las que destaca COPENAE.

Aproximadamente el 50% de los créditos se colocaron a un plazo de 7 años ($477 millones), seguido de los préstamos a 6 años ($90 millones), 5 años ($80 millones) y 4 años ($52.5 millones); respectivamente.

Finalmente, en la modalidad de créditos asignados a través de Leasing el 80% se concentró entre los principales cuatro acreedores, estos son: BAC, Scotia, Desyfin y CAFCA; en ese orden.

Comentarios: