Medida del Credit Suisse profundiza aislamiento financiero de Venezuela

  • Economistas aseguran que el banco, al prohibir transacciones con bonos venezolanos, cuida su reputación ante un gobierno que violenta derechos humanos

El memorando interno de Credit Suisse que prohíbe realizar transacciones con ciertos bonos venezolanos representa un mayor aislamiento financiero para el país restándole capacidad de maniobra para solucionar su grave crisis política, económica y social, señalaron las economistas Tamara Herrera y Oly Millán.

“La instrucción de Credit Zuisse es interna, no pública, y hace pensar que otras instituciones financieras reconocidas hayan adoptado una decisión similar como mecanismo de resguardo de su reputación”, explicó Herrera, directora de Síntesis Financiera.

Destacó que en el documento se establece no realizar ningún tipo de negocios con actos venezolanos que no estén previamente evaluados por el comité de riesgo. De hecho, el memo de la institución refiere: “En vista del clima resultado de los recientes eventos en Venezuela y por acciones tomadas por el gobierno, queremos asegurarnos de que Credit Zuisse no provea medios para que se violen los derechos humanos del pueblo venezolano”.

Herrera indicó que la medida implica que el gobierno está atascado y con menor margen de maniobra para avanzar en las soluciones y cumplir con los compromisos financieros y la obligación de mantener un nivel aceptable de abastecimiento financiero.

A su juicio, la medida refuerza el panorama de aislamiento del país en el sentido de que el gobierno se aleja o se separa de instituciones como la ONU, la OEA, el Mercosur y la Carta Interamericana de los Derechos Humanos, entre otros.

Para Oly Millán, ex ministra de Economía Popular, la decisión del banco suizo representa un mayor aislamiento del gobierno de Nicolás Maduro en el plano del sector financiero, incluso ante la posibilidad de que otras instituciones hayan seguido ese ejemplo para cuidar su reputación.

“Decisiones de este tipo tienen implicaciones en la calificación de la deuda externa ante un gobierno necesitado de financiamiento para cumplir con el servicio de la deuda de entre 4.000 millones y 5.000 millones de dólares en el segundo semestre de 2017”, refirió.

Sin embargo, advirtió que “para mantenerse en el poder, para lo cual el gran perjudicado es el pueblo, el gobierno recurrirá al financiamiento de fondos buitre para colocar sus bonos en condiciones desventajosas con descuentos de 60% y 80%”.

La experta explicó que la economía no está al margen de la política, “la situación política de Venezuela está muy comprometida con una asamblea nacional constituyente cuya convocatoria y elección violó todos los principios constitucionales y legales”.

Insistió que la credibilidad nacional e internacional del gobierno es nula, pues “A estas alturas los contituyentes no saben cuántos votos sacaron, ni tampoco se sabe cuántas personas votaron el 30 de julio, todo esto agravado con la denuncia de Smartmatic”, dijo.

Credit Suisse prohibió las transacciones con los bonos Pdvsa 2022, Soberano 2036 y todos aquellos emitidos después del 11 de junio pasado según el memo al que tuvieron acceso Bloomberg y Reuters. Tampoco permitirá negocios con el gobierno, individuos o compañías privadas que involucren activos de Venezuela a menos que sean aprobados por la oficina de riesgo del banco.

“El banco no desea verse envuelto en ninguna transacción o acción que pueda ser percibida como facilitadora para que el actual régimen siga violando los derechos humanos”, revela el documento.

 

 

El Nacional

Comentarios: