Madre desalmada mata a golpes a su hija de dos años

A Soriangel Elizabeth Martínez Gutiérrez, de dos años, la halló sin vida Aleisis Balza, ayer a las 9.30 de la mañana, en su casa en el barrio 19 de Abril de la parroquia Francisco Eugenio Bustamante. La cuidadora se dirigía a la habitación para despertar a la niña y darle de comer. Se conoció que Balza es la actual suegra de la mamá de la víctima.

La niñera comentó que la progenitora de la niña, María de los Ángeles Gutiérrez, de 20 años, llegó hasta su casa, el pasado domingo a las 8.00 de la noche, diciéndole que le cuidara a la bebé, con la excusa de que tenía que salir a trabajar.

“Me había dejado un dinero para que le comprara un poquito de leche y azúcar y le hiciera un tetero que ella se tomaba en la madrugada”. A la mañana siguiente la fémina se despertó, le extrañó que a las 9.30 la bebé no se había levantado. Caminó hasta el cuarto, la tocó y la llamó, pero no respondía, detalló Aleisis.

“Cuando la volteo pegué un grito cuando vi la sabanita llena de sangre que le había salido de la nariz, un chichote en la cabeza y muchos moretones por todo el cuerpecito”.

La niñera pidió ayuda a su vecina para que localizara a la tía de la bebé que vive cerca; al no haber conseguido respuesta, le dijo a su hija embarazada, de 16 años, para que la tomara y la llevara al ambulatorio.

“Mi hija la vio y se asombró, le puso la mano en el cuello y me dijo que la bebé no estaba respirando, corrimos al ambulatorio y allá la enfermera nos lo confirmó”. En el centro asistencial indicaron que Soriangel tenía más de tres horas sin vida.

Según cuentan los familiares de la niña, su progenitora llegó hasta el ambulatorio, vestida con un short y una blusa negra transparente. La acompañaba un fuerte olor a alcohol. Se abalanzó llorando hasta la camilla donde reposaba el cuerpo de su hija, pidiéndole entre gritos y sollozos a Dios que le devolviera la vida a su hija, para cuidarla mejor.

José David Martínez Ramírez, padre de la niña, declaró que María de los Ángeles le había dicho, dos días atrás, que su bebé se le había caído y golpeado la cabeza. Afirmó que desde hace más de 6 meses estaba separado de ella, debido a que en reiteradas ocasiones le pegaba a la niña, y además lo engañaba con otro hombre.

Se excusa el padre

Tras ser cuestionado José Martínez por el motivo que permitió, conociendo los maltratos a los que era sometida su hija, que se quedara con la madre, él respondió que en repetidas ocasiones “yo le pedí a María que me diera a la bebé, que yo la podía cuidar mejor y le ofrecería mejor trato, que no le iba a negar dejársela ver”.

El progenitor acotó que nunca denunció a su expareja “por miedo, porque iba a perder”. Justificando que Gutiérrez tiene muchas conexiones, cuenta con tíos en la policía y otros familiares que trabajan con la ley. “Yo no tengo a nadie conocido allí, iba a perder de todos modos cualquier caso”.

Se destapa la verdad

El cuerpo de Soriangel fue trasladado a la morgue forense, donde se le practicó la autopsia de ley. Según los forenses la niña tenía hematomas alrededor de todo su cuerpo. Había tenido un derrame cerebral, que pudo haber sido causado por el fuerte golpe en la cabeza y presentaba un cuadro de desnutrición.

Luego de conocer los resultados de la autopsia, María de los Ángeles se dirigió a la Policía científica a declarar con su actual pareja. Según oficiales del cuerpo de seguridad, María fue detenida junto a su pareja. Ambos confesaron haber golpeado a la bebé.

Comportamiento de la madre

Según Aleisis Balza, niñera de la niña, su progenitora se ganaba la vida vendiendo café en Mercamara. Salía frecuentemente a fiestas y discotecas de la ciudad. A pesar de estar con su hijo, se la veía sentada en las piernas de otros hombres en el barrio.

 

Con información de LV

Comentarios: