El tema de los presos políticos debe estar en la mente de cada venezolano

Visibilizar a los presos políticos. Ese fue el objetivo del foro sobre Derechos Humanos en Venezuela: Lorent Saleh, tres años de injusticias, que en el auditorio de El Nacional reunió a destacados especialistas en leyes y comunicadores sociales.

Blanca Rosa Mármol de León, ex magistrada del Tribunal Supremo de Justicia, cuestionó que el tema de los presos políticos no esté en boca y en la mente de todos los venezolanos. “El tema es tan grave que para ellos no existe el debido proceso, muchos cumplen una pena anticipada al suspenderles las audiencias de presentación o las preliminares”

La jurista exclamó que se ha llegado al extremo de pedir fe de vida de los presos políticos, ante tantas agresiones por parte de los cuerpos de seguridad. De familiares que no pueden ver a sus seres queridos en prisión, muchos sin saber en qué carcel los tienen, habló Mármol de León. Para ella, hasta que no exista una justicia independiente, en el país no habrá democracia.

Mármol de León sentenció que la meta del Gobierno de desarticular al Poder Judicial se cumplió. “Hoy los jueces son las herramientas de este régimen para operar luego que perdiera el control de la Asamblea Nacional. La Sala Constitucional del TSJ hacer ver todas las violaciones de Derechos Humanos como acciones constitucionales”.

La periodista Nitu Pérez Osuna habló de la necesidad de visibilizar a los presos políticos. Que nadie los olvide, porque eso es lo peor que le puede pasar a alguien que está privado de su libertad. Pidió llevar el mensaje, con la exigencia de libertad para estas personas, presas por pensar distinto y cuestionar al Gobierno, a todos los rincones del país.

El abogado especialista en Derechos Humanos, Carlos Nieto Palma, refirió las penurias que confrontan quienes en Venezuela padecen en una cárcel los rigores del encierro, producto de, al parecer, el más grave de los delitos: Disentir de las políticas oficiales, destacó Carolina González para El Carabobeño.

La abogada Theresly Malavé habló de los primeros presos políticos de este régimen: los Policías Metropolitanos sentenciados a raíz de los sucesos del 11 de Abril de 2002. “Ese caso acumuló la mayor cantidad de barbaridades jurídicas vistas hasta la fecha. Con ellos inició la denuncia sobre la existencia de presos políticos en el país”.

Malavé reiteró que Lorent Saleh, un joven dedicado a la lucha por la libertad de los presos políticos, vivió una de las más aterradoras experiencias, tras ser recluído en La Tumba, una dependencia instalada en uno de los sótanos del Sebin en Plaza Venezuela, con una temperatura constante de 9 grados, una intensa luz blanca de noche y de día, imposibilidad de contacto entre él y Gabriel Valles, su compañero de reclusión, sin acceso a libros, a una mesa o a hacer sus necesidades fisiológicas en el momento en que lo necesitó. Hoy está en el Helicoide, aislado, sin audiencia preliminar, con todos sus derechos vulnerados.

Del mismo tenor fue la intervención del abogado Juan González. El narró paso a paso la experiencia de Saleh y Valles desde que fueron entregados por el gobierno de Juan Manuel Santos a funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Luego de la presentación de un video con la historia de Lorent Saleh y pronunciamientos de Oscar Arias, premio Nóbel de la paz; Tama Suju, activista por los Derechos Humanos; Diego Arrias, ex embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas; el expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, entre otros, tomó la palabra Yamileth Saleh, la madre del preso político.

Narrar las penurias que ha soportado a lo largo de todos estos años fue parte de su intervención. Horas de espera para poder entrar a ver a su hijo, a quien solo puede visitar ella porque no se permiten hermanos de padre, ni tíos, ni familiares no directos; la angustia ante el aislamiento de Lorent, su enfermedad no tratada que lo ha llevado a abstenerse de ingerir líquidos para evitar tener que orinar.

Al final, y portando una bandera de Venezuela, Yamileth Saleh pidió por la libertad de los policías metropolitanos, de los estudiantes, de los gremialistas, y también por quienes perdieron la vida en la protesta. Acompañada por varios familiares de presos políticos llamó a trabajar para que nadie olvide que en Venezuela hay más de 600 presos políticos. “Muchos más”.

Comentarios: