Murió Cicpc cuando lanzaron granada a la casa que custodiaba en Maracaibo

Eliezer David Moreno Rangel, de 25 años, detective del Cuerpo de Policía Científica, Penales y Criminalísticas (Cicpc) murió luego de que desconocidos lanzaran una granada a la casa que estaba custodiando en Maracaibo.

La vivienda en cuestión pertenecía al fallecido Antonio “Antonito” Meleán, de la banda criminal “Los Meleán” dedicada a los delitos de extorsión y homicidio en el estado Zulia. Estaba ubicada en la urbanización Richmond, en la parroquia carabina Manuel Dagnino.

Al parecer, el cuerpo de seguridad logró liquidar a uno de los sicarios más importantes de la banda José Ignacio Febles Martínez, alias El Joshe, lo que habría motivado al líder de la banda, Tirso Meleán, quien es hijo de Antonito, a amenazar a los jefes policiales que comandaron el procedimiento contra el gatillero.

En horas de la madrugada de este lunes, sujetos lanzaron una granada contra la casa, en el techo de platabanda se encontraba Moreno, quien estaba a cargo de la custodia del lugar junto a otros funcionarios. El artefacto explosivo cayó justo al lado del uniformado, y al estallar, éste se prendió en fuego. Sus compañeros intentaron ayudar, algunos de ellos también se contagiaron con las llamas.

Los heridos fueron llevados a la Clínica La Sagrada Familia, donde Moreno falleció, mientras que sus compañeros lograron estabilizarse.

El padre de la víctima, José Martín Moreno, explicó que su hijo -quien llevaba cuatro años de servicio en la Policía científica- salió de su casa ubicada en el barrio San José, en la calle se encontraron y el le dio la bendición, seguidamente el joven les indicó “me voy de guardia. Te quiero papá”. Posteriormente lo único que supo de él fue sobre la tragedia.

Se cuestionó las razones que llevaron a trasladarlo a la referida clínica, siendo distante del sitio donde ocurrieron los hechos: “no entiendo porque tuvieron que llevarlo hasta esa clínica que queda tan lejos. En el trayecto se me murió”.

Sobre el explosivo, el diario La Verdad reseñó que se trató de una granada fragmentaria, capaz de proyectar metrallas esta un radio de 230 metros de distancia.

Comentarios: