Esta es la rutina nocturna más saludable, según la ciencia

Te ha pasado que apenas tu cabeza roza la almohada tu mente se activa como si fueran las 8am? Si bien esto no es del todo negativo, sí puede retrasar que concilies el sueño, algo absolutamente necesario para reponer tu energía. Por esta razón, hoy te contamos la rutina nocturna más saludable que, además, es aprobada por la ciencia.

La lista de actividades que normalmente hacemos antes de acostarnos es casi infinita. Desde algunas secuencias de yoga, responder correos electrónicos de la oficina hasta leer un libro, ver televisión;  o, si eres mamá, consentir a los pequeños. Si te fijas, en cada caso estás en movimiento, y la idea es bajar el ritmo.

Rutina nocturna más saludable

Para que logres, efectivamente, descansar y levantarte animada y lista para enfrentar el mundo, hay ciertos hábitos que cuentan ¡y mucho!

Celulares en Off

En un reciente artículo publicado en el Business Insider se explica cómo la luz que emiten los dispositivos móviles –sean celulares o tabletas– reduce los niveles de melatonina; esta hormona es la encargada de preparar el cuerpo para el reposo. ¿No puedes despegarte de tus gadgets? Prueba desconectarte 30 minutos antes de irte a dormir, o dejarlos en la mesa del pasillo.

Toma mucha agua

Para adoptar la rutina nocturna más saludable deberás mantenerte hidratada. Además de tomar agua, infusiones y zumos naturales, hay algunas comidas que vale la pena incluir en tu día: berenjenas, espinacas, judías verdes, patas y las frutas tienen altas dosis de agua. De no consumirlas, la fatiga, los dolores de cabeza y los antojos aparecerán cuando menos lo esperes.

Cafeína

Los expertos de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, recomiendan no tomar más de tres tazas de café diariamente; ya que los niveles de cafeína pueden alterar tu ciclo de sueño. Sin embargo, si vas a trabajar hasta tarde, o tienes un evento, opta por la moderación. Recuerda que lo malo es caer en los excesos.

Porciones

Si el desayuno es la comida más importante del día, la cena debe ser lo más frugal posible. Limita las porciones y trata de obviar los platos con mucha azúcar, sal o los que sean muy pesados. También es muy útil cenar temprano, así le darás tiempo a tu organismo para que digiera todo y vayas a la cama sin ninguna queja.

Fuente: Eme de mujer.
Comentarios: