10 años sin Adriano González León

El autor revolucionó las letras en el país con “País portátil”

Sonia Hernández. El 12 de enero de 2018 se cumplió una década de la muerte de Adriano González León (ocurrida en 2008), un escritor que revolucionó las letras venezolanas con su audacia narrativa y su dominio de la poesía. Este año, además, se celebra el 50° aniversario de la publicación de País portátil, novela que lo catapultó entre la élite de Latinoamérica.

“Lo que mas destaca de Adriano González León es el modo en que el trabajaba la rememoración y la reconstrucción de la historia política y cultural venezolana en su obra general, sobre todo en País portátil”, manifestó el escritor y crítico literario Carlos Sandoval.

“En esta novela logra integrar una suerte de metáfora o reconstrucción metafórica de lo que fue el caudillismo y la historia política venezolana del siglo XIX, trasegada a la historia de un personaje como Andrés Barazarte, el protagonista de la novela, además al imaginario y a las reflexiones de Barazarte mientras se está trasladando de Petare a Catia, llevando un maletín que contiene supuestamente una bomba”, comentó.

“Eso es un gran logro que consiguió con el manejo de voces narrativas, de una estructura muy moderna y con la incorporación de personajes de segundo grado que permiten armar un mosaico de lo que es la idiosincrasia y el comportamiento del venezolano en el momento que retrato”, dijo Sandoval.

Ganador en 1968 del premio internacional Seix Barral Biblioteca Breve, País portátil revitalizó el universo literario nacional. Su impacto fue grande en la región, aunque por diversas circunstancias, Adriano González León no logró desarrollar la carrera literara internacional que de él se esperaba.

“Con ese premio, él entra en el circuito de escritores latinoamericanos que produjo una renovación en el modo de concebir la novela. Es una texto que está concebido, desde el punto de vista estético y estructural, de una manera muy vanguardista”, relató Sandoval.

“Creo que su narrativa, en general, abrió muchas puertas, y cuando digo puertas hablo de las posibilidades narrativas que presentó más allá de la narración lineal a la que estaban acostumbrados los escritores latinoamericanos, con una simultaneidad de historias y espacios en los que se mueven los personajes, el argumento y en el que se lucen los paisajes urbanos”, expresó el escritor Armando José Sequera, creador de la editorial electrónica gratuita Caravasar Libros.

“No es que haya sido pionero en ese  tipo de estructuras literarias, pero nos hizo ver que los venezolanos también podíamos hacer eso. Su trabajo fue un revulsivo en la narrativa de los años 60”, dijo.

Pero la obra de Adriano González León es más que ese libro, como él mismo decía. (“¡Estoy harto de que crean que sólo escribí un libro, y además portátil!”, dijo en una ocasión, según reseñó una nota de El País de España).

De hecho, sus inicios estuvieron marcados por los cuentos. Las hogueras más altas (1959), Asfalto-Infierno y otros relatos demoníacos (1963) y Hombre que daba sed (1967) son unas de sus publicaciones más destacadas en el género.

“Como cuentista, él tenía una manera muy particular de escribir y es que sus textos unen la evocación lírica con un lenguaje altamente trabajado desde el punto de vista poético, pero que logra mantener la tensión narrativa sin que se pierda la anécdota”, acota Sandoval. “Son historias donde lo lírico y la rememoración del mundo rural venezolano están muy bien plasmados, pero en un lenguaje moderno”, detalló.

Ambos autores consideran que González León es un autor imprescindible para los venezolanos. “Es un escritor que todo venezolano deber leer en algún momento. Además, su obra es una alcabala en la que todos los que estudiamos literatura venezolana nos detenemos”, apuntó Sandoval.

González León contó que se encerró durante un año en un cubículo en la Facultad de Economía de la UCV hasta completar “País portátil”.

Algunos datos más:

  • González León contó que se encerró durante un año en un cubículo en la Facultad de Economía de la UCV hasta completar País portátil.
  • Fue corresponsal de El Nacional con apenas 15 años. Luego se trasladó a Caracas para estudiar Derecho en la UCV.
  • Fue parte de los grupos artístico-literarios de vanguardia Sardio y El Techo de la Ballena. Fue, además, muy activo en la lucha contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.
  • Hace poco, se  publicó Señas de una generación, una serie de notas entre el ensayo, la semblanza y la crítica literaria  que él estuvo publicando, algunas fragmentadas.
  • País portátil fue llevado al cine  en 1978 por Iván Feo.

 

Fuente:http://www.elmundo.com.ve/noticias/cultura/libros/10-anos-sin-adriano-gonzalez-leon/

Comentarios: