Policía israelí acusa a Benjamín Netanyahu de corrupción y pide su procesamiento

La brigada antifraude de la policía israelí acusó formalmente de corrupción al primer ministro Benjamín Netanyahu, de 68 años. Los policías, que llevan cerca de dos años investigando al mandatario y a su entorno y que le han interrogado en seis ocasiones, recomiendan a la fiscalía que sea imputado por cohecho, al haberse embolsado un millón de shequels (unos 250.000 euros) en regalos multimillonarios, y por conflicto de intereses por sus tratos con el dueño de un grupo de medios de comunicación. Netanyahu, que parecía esperar el anuncio policial desde la semana pasada, negó haber sido sobornado y anunció que seguirá en el cargo.

“La policía concluyó que existen suficientes pruebas contra el primer ministro para inculparle por haber aceptado sobornos, por fraude y por abuso de confianza”, indicó un comunicado oficial de los servicios policiales. En Israel es habitual que los agentes hagan públicas sus conclusiones y sus recomendaciones de imputación antes de trasladarlas a la Fiscalía General y a la magistratura, que son quienes finalmente formulan las acusaciones y el procesamiento, si ha lugar. En un 60% de los casos, la justicia no sigue las propuestas de imputación policiales, según recordaba este martes la prensa israelí.

“Esas recomendaciones no tienen valor jurídico en ningún país democrático”, declaró Netanyahu en televisión. “Voy a seguir liderando Israel con responsabilidad y compromiso”, proclamó el primer ministro, quien durante el curso de las investigaciones e interrogatorios ha repetido como un mantra, que “no habrá nada, porque nunca hubo nada”, para dar a entender que las pesquisas tienen escasa consistencia.

 

EFE

Comentarios: