Terroristas del Estado Islámico atacaron una comandancia policial en Indonesia con catanas

Cuatro hombres que asaltaron una comandancia de la Policía Nacional de Indonesia con catanas perecieron baleados este miércoles por los agentes de seguridad en la ciudad de Pekanbaru, situada en la isla de Sumatra, días posteriores a que una serie de ataques suicidas reivindicados por el Estado Islámico de Iraq y el Levante sacudieran a la nación insular.

Durante la acometida perpetrada en contra de la estación policial, la célula terrorista, cuyos integrantes se trasladaban a bordo de una minivan, embistió una de las verjas erguidas alrededor de la edificación para irrumpir en el sitio y proceder a atacar a los uniformados con sus espadas japonesas, logrando asesinar a uno de ellos.

Acorde con fuentes policíacas, aún se desconoce si la reciente agresión está vinculada con los previos atentados kamikazes acaecidos a principios de la semana, en los que miembros de dos familias musulmanas, pertenecientes al mismo grupo de estudio religioso, se suicidaron con artefactos explosivos en iglesias – y un cuartel de la Policía – de Surabaya, la segunda urbe más grande de Indonesia, cuyos cimientos descansan sobre la isla de Java.

Los mortíferos ataques han consternado a la ciudadanía y a la comunidad internacional, obligando a varios Gobiernos extranjeros a emitir advertencias de viaje para la nación del sudeste asiático, la cual posee la demografía islámica más grande del mundo, en la víspera del mes sagrado de ayuno conocido entre la umma (comunidad de creyentes) como Ramadán.

Los medios locales revelaron que un quinto atacante fue aprehendido por los funcionarios tras la muerte de sus cuatro cómplices. Aunado al oficial que falleció atropellado por el vehículo de los sospechosos, dos más resultaron heridos en el incidente. Se presume que uno de los terroristas tenía una bomba atada a su cuerpo.

La encrudecida violencia está presionando a los legisladores indonesios para que aprueben una engavetada ley de seguridad que le otorgaría un mayor grado de poder a la institución policial con el fin de permitirle que adopte medidas preventivas contra el terrorismo.

Indonesia – que tiene previsto en tan sólo meses organizar los Juegos Asiáticos, una reunión del Fondo Monetario Internacional y una cumbre con el Banco Mundial – ha luchado durante un extenso intervalo de años con una insurgencia islamista.

El peor ataque que ha sufrido el país fue el del año 2002, en Bali, en donde perecieron más de 200 personas, incluidos lugareños y turistas extranjeros. Desde ese entonces, centenas de militantes radicales han sido detenidos por el aparato de inteligencia del Estado durante una represión.

 

Agrncias

Views All Time
Views All Time
40
Views Today
Views Today
1
Comentarios: